El pasado domingo 18 de agosto, participé por primera vez en el Cross Solidario Villa de Figueras, realmente es el primer cross en el que participo.

Hace un tiempo que salgo a correr tres o cuatro veces por semana, tras 8 horas sentado en la silla delante de un ordenador, el cuerpo lo agradece. Desde uno meses, me picaba el gusanillo de correr en una de estas pruebas, y que mejor que hacerlo en una cuyos fines son benéficos. La inscripción se destinó íntegramente a la Fundación Sandra Ibarra de lucha contra el cáncer para comprar un monitor para el escáner del Hospital Comarcal de Jarrio.

Madrugar un domingo (siendo el día antes la gira en Navia) cuesta, pero a las 10:30 ya estábamos calentando por Arnao. Mucho sol, 7 km de recorrido, acompañados por la gente, se hacen bien. Se agradecía mucho la fresca brisa que corría cuando el trazado de la prueba se acercaba al mar.

La experiencia fue estupenda, para repetir el año que viene seguro.

Aquí os dejo una serie de fotos, todas ellas están sacadas de la propia página del cross:

[mudslide:flickr,0,37360464@N05,72157635241903025]

Ahora toca seguir entrenando, y en el horizonte ya está la Carrera Pedestre de Santiago de Compostela y por supuesto la San Silvestre, que veremos a donde vamos este año.

 

Categorías: Montaña

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *